Descubre -

Qué comer según tu tipo de sangre

Baja de peso y mejora tu calidad de vida con este novedoso plan alimenticio en el que se parte de elegir los alimentos según sean identificados por tu organismo a partir de tu tipo de sangre

Por Cardamomo

Qué comer según tu tipo de sangre

Qué comer según tu tipo de sangre

Cuando se trata de perder unos kilos, cualquier mujer es capaz de seguir desde la dieta más estricta hasta la más extraña, y precisamente el plan por tipo de sangre es uno de esos regímenes. Pero no por eso deja de ser efectiva.

Según el creador de ésta, cada grupo sanguíneo procesa los alimentos de una manera distinta y se enfrenta al estrés y a las enfermedades también de manera diversa, por lo tanto, cada tipo requiere de una alimentación, plan de ejercicios y suplementación específica que colabore a deshacerse del exceso de peso, afirmaciones que hacen de su plan la mejor fórmula para lograr ese objetivo.

Un plan muy innovador

La revolucionaria propuesta dietéticas una aportación de un eminente neurópata llamado Peter J. D’Adamo, quien en su experiencia con sus pacientes le llevó a percatarse de que mientras la dieta vegetariana le hacía muy bien a unas personas y su salud mejoraba, a otras no parecía hacerles apenas efecto y que algunas, incluso, hasta empeoraba.

Aquello le sorprendió llevándolo a la conclusión de que no a toda la gente les sienta bien el mismo tipo de alimentación, de esa manera intuyó que como la sangre es la fuente principal de nutrición del organismo, la respuesta estaba en ella. Es ahí cuando nació su novedoso método para perder peso.

Leer más: AOA: alimentos de origen animal, su clasificación y 40 ejemplos

Vivir y comer mejor

El doctor D’Adamo no solo garantiza que puedes desechar lo que te sobra, sino que además puedes eliminar el riesgo de contraer diabetes, enfermedades coronarias, del hígado e incluso el cáncer.

La separación básica

De acuerdo a las investigaciones del médico, cada tipo de sangre surgió en diferentes etapas de la historia humana, lo que determina la clase de alimentos que necesita cada una; por ejemplo, los primeros pobladores humanos del planeta, básicamente cazadores nómadas, pertenecen al primer grupo que es el O.

En el momento en el que se descubre la agricultura y el hombre permanece en un solo sitio, aparecen humanos del grupo A, y cuando éste evoluciona y se dedica a la cría del ganado alimentándose de su leche, nace el grupo B, y la suma de estos dos últimos da lugar al grupo AB, el más moderno y también uno de los menos habituales entre los seres humanos de hoy en día, los cuales toleran bien alimentos del tipo A y B.

Los grupos y su comida

Basando en esa lógica, D’Adamo, determinó que las personas tipo O están predispuestas a asimilar bien la carne y los pescados y a tolerar más o menos bien las frutas y las verduras. Por el contrario, el grupo A, tiene en cereales y granos, y por supuesto en los vegetales o frutas, sus mejores aliados.

En cuanto al grupo B, éste tolera los lácteos en general; y por último el grupo AB, que como es el más evolucionado fruto de todos los anteriores, puede permitirse una dieta más variada, pero nunca abusando de las carnes.

Sin embargo, a pesar de que el creador tiene todo un libro sobre esta teoría, el cual puedes leer para informarte más sobre el tema, su valor como plan alimenticio no está muy bien visto por los nutriólogos, ya que si alguien tiene deficiencias proteicas, de vitamina D, y da la casualidad que su grupo sanguíneo es A en el que se recomienda una dieta prácticamente vegetariana esta alimentación podría aún más acentuar sus deficiencias.

Por lo tanto, si deseas comenzar la dieta, lo mejor es que antes acudas con un médico para que haga una valoración de tu estado de salud y te indique si es recomendable o no seguir este régimen.

Por partida doble

Si aplicas de manera correcta este plan nutricional no solo mejorará tu salud sino además tu figura.

Grupo O

Las personas con sangre del tipo O presentan un aparato digestivo muy eficiente para metabolizar proteínas.

Carnes rojas y aves. En primer lugar se deben comer carnes magras equilibrando esa aportación con verduras. Sin embargo, debes limitar el consumo de carne de cerdo, los embutidos y las carnes en conserva.

Frutos y vegetales. Es necesario comerlos en abundancia pero reducir el consumo de las crucíferas, tales como la coliflor o coles de Bruselas, y las hortalizas de la familia de las solanáceas como las berenjenas y las papas, excepto los tomates.

Pescados y mariscos. Se permite el arenque, el lenguado, el bacalao, la lisa, pero no el pulpo, el salmón ahumado, el caviar ni el pescado salado, secado o en conserva.

Lácteos. No se permiten.

Te podría interesar: Los 10 alimentos más ricos en almidón y cuáles no tienen

Grupo A

Los del tipo A presentan un aparato digestivo frágil que tolera mal la carne, la harina de trigo, la leche y los lácteos.

Frutas y vegetales. Los más benéficos para él son: acelgas, espinacas, cebolla, brócoli, zanahorias, perejil y calabaza. En cuanto a frutas, las mejores son la piña, la ciruela, la cereza, la toronja y la uva. Las no aconsejables son el plátano, el mango y la papaya.

Pescados y mariscos. Se pueden consumir en pequeñas cantidades: carpa, mero, bacalao, merluza, salmón, sardina y trucha, excluyendo los pescados planos como el lenguado y la platija.

Lácteos y carne. Sustituir la leche por la soya y sus derivados, y evitar el consumo de embutidos.

Grupo B

Cuentan con un aparato digestivo eficiente que le permite seguir una dieta variada y equilibrada con leche y lácteos.

Carnes rojas y aves. Las únicas benéficas son el carnero, cordero y venado.

Productos lácteos. Son mejor tolerados la leche descremada, el yogurt, el queso cottage, mozzarella, ricota, y leche de cabra. Los no recomendables son el queso roquefort.

Pescados y mariscos. Consumir todo tipo de pescado pero evitar los mariscos. No se recomiendan las gambas, los cangrejos, la langosta, los mejillones, las ostras, las almejas, el pulpo, las anchoas, la anguila y los caracoles.

Frutas y verduras. Son benéficas la piña, ciruela, uva negra, plátano y papaya. De vegetales: berenjena, perejil , col, brócoli, chile y zanahoria.

Lee también: Menú semanal de la dieta mediterránea para bajar de peso

Grupo AB

La gente con este tipo tiene un aparato digestivo frágil que necesita una dieta mixta porque tolera mal las carnes.

Carnes y aves. Las más tolerables son la carne de cordero, conejo, carnero y pavo. Pero evitar las carnes en conserva o ahumadas así como los embutidos.

Pescado y mariscos. Consumir atún, bacalao, salmón, sardinas y trucha. No comer la langosta, las gambas, los cangrejos, las ostras, las almejas, el pulpo, la lubina, las anchoas y la anguila.

Cereales y pastas. Son aceptables los cereales de arroz, trigo, salvado de arroz y amaranto. Se elimina la pasta.

Frutas y verduras. Las mejores son: uvas, piña y manzana, en cuanto a los vegetales: brócoli, coliflor y lechuga.

Síguenos en

En esta nota

Cardamomo

Recibe todas las noticias en tu e-mail

Todo sobre las tendencias relacionadas con la cocina.

Debes completar tu e-mail Debes completar un e-mail correcto.
Ya estás suscrito a nuestro newsletter. Pronto recibirás noticias en tu correo.

Suscribirse implica aceptar los Términos y Condiciones

Sigue leyendo

Más de Descubre -

Síguenos